¿Cómo organizar y planificar el catálogo de productos?

Hasta ahora tienes el dominio, el hosting y el diseño base de la tienda online, ahora toca hablar del catálogo de productos, que es la razón de ser de tu ecommerce. Aquí pasa lo mismo que con el anterior apartado: la experiencia de usuario es clave. Has de poner las cosas fáciles para el cliente si quieres que se quede en tu página y no se vaya a otra. Para ello es necesario tomar en consideración los siguientes aspectos:

Tómate tu tiempo para planificar

Lo primero que debes tener claro es que no hay que dejar nada al azar. Antes de ponerte delante de la plataforma a crear tu catálogo, madurado el tiempo que necesites, coge papel y bolígrafo y apunta las ideas que se te ocurran. La idea es que la tienda sea fácil de usar, pero también que el cliente vea que no está descuidada, que has pensado bien en lo que ofreces.

Crea categorías y subcategorías

Este es uno de los puntos más importantes que vamos a ver, y es que las categorías y las subcategorías son imprescindibles para ordenar el catálogo. Probablemente –o al menos así es en la mayoría de tiendas online– tendrás decenas o incluso cientos de productos. Siendo así no puedes dejarlos todos en un catálogo general sin molestarte en crear una estructura. De esta manera, los clientes que no abandonen no pasarán más allá de los ítems de la segunda página.

Crea grupos lógicos, y no dudes en usar subcategorías si es necesario. Eso sí, no hagas más de dos o, como mucho, tres niveles, ya que tener más sería demasiado complejo y podría restar intuitividad a la página. Vamos a verlo con un ejemplo: dentro de un ecommerce de ropa podrías establecer categorías como pantalones, faldas, vestidos, camisetas y accesorios. Dentro de accesorios tendrías la opción de hacer subcategorías como zapatos, cinturones y bolsos.

Piensa también si es posible dividir los productos según diferentes criterios. En el caso anterior, por ejemplo, se podría hacer una agrupación alternativa con categorías como ropa de invierno, ropa de verano y ropa de casa. Se trata de que organices el catálogo de la manera más lógica posible, y también de que des varias posibilidades al cliente para encontrar lo que busca.

Como última consideración al respecto, presta atención a no duplicar categorías. Esto está penalizado por Google y afecta negativamente a tu posicionamiento en los buscadores.

Establece filtros

Las categorías son útiles, pero tienen sus limitaciones, sobre todo si trabajas con una gran cantidad de ítems. Si ves que en cada categoría hay demasiados productos, siempre puedes instalar filtros que permitan al cliente acotar su búsqueda. Algunas opciones son elegir un precio máximo, una valoración mínima o incluso los colores.

Crea una opción de búsqueda

Los dos apartados anteriores van orientados a la gente que no sabe todavía qué quiere exactamente y navega por el catálogo buscando algo que le guste. En cambio, hay quien entra a tu tienda online con la intención de comprar algo en concreto. Para esta persona será muy útil contar con una opción de búsqueda que le permita encontrar rápidamente ese producto.

Para implementar esta opción, no olvides adjudicar etiquetas con palabras clave a cada ítem. A la hora de decidir que keywords usas, piensa en cómo buscarías tú ese producto.

Usa imágenes, pero optimizadas

Un catálogo sin imágenes no está completo. Tus potenciales clientes van a querer ver el producto antes de comprarlo, por lo que no es una opción dejar el catálogo solo con las descripciones. Sin embargo, sí que es cierto que las fotografías demasiado grandes y pesadas terminan por ralentizar la carga y afectan incluso al posicionamiento SEO.

Para optimizar las imágenes puedes usar varios programas, entre ellos Photoshop. Para añadir imágenes que ilustren el catálogo sin afectar a la velocidad de carga es necesario reducir el tamaño y la resolución y guardarlas en formato jpg comprimiéndolas tanto como sea posible sin que llegue a afectar su calidad. Usualmente una calidad del 80% es una buena opción.

Muestra los productos relacionados

Es habitual encontrar una selección de productos relacionados al entrar en la ficha técnica de un determinado ítem. A esto se le denomina venta cruzada, y consiste en ofrecer a tus clientes productos similares a aquellos que han adquirido anteriormente o por los que han mostrado interés. Por ejemplo, si tu tienda online es de alimentación y una persona compra un producto sin gluten, es muy probable que también se interese por otros alimentos destinados a celíacos. Por eso es interesante destacarlos, para asegurarte de que los vea.

De esta manera tienes dos beneficios. El primero es que proporcionas una mejor experiencia de usuario, ya que el cliente encuentra lo que le interesa sin hacer prácticamente esfuerzo. El segundo es evidente, y es que muy probablemente aumentarás tus ventas.

Esto es lo que debes considerar a la hora de organizar y planificar el catálogo de productos de tu tienda online. No olvides que, al fin y al cabo, lo primordial es que se vea ordenado y que resulte sencillo encontrar un producto concreto. Para ello puedes usar categorías, filtros o la opción de búsqueda por palabra clave.

Recuerda, por último, que uno de tus principales focos ha de ser la experiencia de usuario. Imagina que tú eres el cliente de tu ecommerce y piensa en cómo tu querrías que fuera su estructura. Una vez entres en tu catálogo y te parezca que te resultaría cómodo consultarlo para hacer una compra, podrás decir que has logrado tu objetivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *