Errores que una tienda online no puede cometer

El comercio electrónico es un sector al alza año tras año lo que anima a muchas pequeñas pymes a entrar en este sector. Lo cierto es que ellos también tienen algo que vender y un modelo de negocio solvente, donde un nuevo canal de comercialización puede ser muy interesante. Pero tener éxito ya es otro cantar y si no queremos fracasar antes de empezar conviene estar atentos a los siete pecados capitales que una tienda online no puede cometer.

Porque existen muchas cuestiones que tenemos que mimar para competir en un mercado global, dejamos de competir con la tienda de la esquina, los grandes almacenes de la ciudad para hacerlo directamente con Amazon, eBay, Rakuten, pero también con tiendas de otros países, no sólo un mercado nacional.

Vamos a ver algunos aspectos básicos que tenemos que cuidar:

  • No tener un diseño adaptado a la navegación móvil o diseño responsive o adaptativo. Si tu página no se ve bien, no es manejable desde el móvil está perdiendo clientes que irán a la competencia.
  • No pensar en la usabilidad de la tienda. Comprar tiene que ser un proceso cómodo, rápido y que tenga el menor número de clics posibles para el cliente. Ponérselo fácil y hacerlo bien no es tan fácil como parece, y el diseño de nuestra tienda es fundamental para ello.
  • No tener claro cual es nuestro público objetivo, si buscamos a un cliente local, que nos compre en nuestra ciudad, si vamos a por un usuario nacional o nuestro límite es el mundo. Es importante acotar nuestro espectro de clientes para que nuestra estrategia de ventas de resultado.
  • No hacer un estudio de la competencia en nuestro sector, que puede que tengamos controlado a nivel local, pero tenemos que pensar por qué nos van a comprar a nosotros, qué ofrecemos que haga nuestro producto atractivo para un cliente online.
  • No tener una estrategia de marketing online enfocada a dar a conocer tanto la tienda como las ofertas que tenemos. Esta cuestión va ligada al apartado anterior.
  • No estar presente en las principales redes sociales, un lugar donde hoy en día están pasando parte de su tiempo de ocio una buena parte de nuestra clientela online.
  • No fidelizar al cliente que ya nos ha comprado. El cliente online suele ser más fiel que el cliente de pie de calle y un buen trabajo en este aspecto acabará mejorando mucho nuestra tasa de repetición.

Vender por Internet es tremendamente complicado y la mayoría de las pequeñas tiendas, que quieren trasladar su modelo local online acaban por fracasar, o simplemente la tienda online es más un escaparate online que una fuente de ingresos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *