Los gastos de envío

Recibir visitas en tu tienda online no tiene por qué ser sinónimo de vender mucho, y es que uno de los principales problemas del comercio electrónico es el abandono del carrito de la compra. El usuario ya lo tiene todo listo para pagar, pero a última hora se decide por no hacerlo. ¿Por qué? Una de las principales causas son los gastos de envío elevados.

Imagina que compras un producto por 20 €, vas a pagar y de repente ves que la cifra sube a 28 €. Ocho euros de gastos de envío, en este caso, te parecerán demasiado, y es muy probable que el cliente decida buscar una alternativa. ¿Cómo se puede hacer frente a este problema?

Evidentemente, la empresa de logística te va a cobrar por los envíos, pero, antes de pasar a las estrategias que verás a continuación, debes intentar negociar las mejores condiciones posibles. Una opción es usar los comparadores de envíos. Estos comparadores tienen tratos con las más importantes empresas mensajeras del país, y consiguen precios más bajos que los que tú lograrías negociando directamente con ellas.

También con el fin de reducir los gastos de envío, y dependiendo de con qué productos comercialices, puedes fijar un solo día a la semana para hacer los repartos. De esta manera, al no necesitar un mensajero constantemente a tu disposición, puedes conseguir pagar un poco menos.

Pasamos a hablar ahora de algunas estrategias que puedes seguir en tu tienda online:

Envíos gratuitos

A no ser que tengas muchos beneficios, es razonable que no puedas permitirte ofrecer envíos gratuitos, sin embargo, sí que puedes hacerlo a partir de cierto importe, ya que de hecho esto hará que muchos clientes compren más de lo que tenían previsto. 

El mejor resultado puedes obtenerlo si combinas esta técnica con la venta cruzada. Por ejemplo, si los gastos de envío son gratuitos a partir de los 50 € y un cliente ya tiene en su carrito de la compra productos por valor de 45 €, puedes sugerirle que añada algo relacionado y que cueste unos 5 €. Si esta persona considera que le compensa, lo hará y ambos habréis ganado.

Por otro lado, puedes ofrecer un primer envío gratuito. Aunque esta oferta solo sea efectiva en la primera ocasión, al menos esa persona ya habrá tenido una experiencia con tu ecommerce. Si esta ha sido positiva, es más probable que se decida a volver a comprar a pesar de los gastos de envío.

Añadir los gastos de envío al precio

En muchas ocasiones, el abandono del carrito de la compra no se debe tanto a lo que supone el pago de los gastos de envío en sí mismo, sino al efecto que causa el sumarse esta cuantía a última hora. Una opción es añadir el importe directamente en el precio del producto, igual que haces con el IVA, y aclarar que los gastos de envío ya están incluidos.

De esta manera, la persona que llegue al carrito de la compra sabrá desde un inicio lo que va a pagar, y el porcentaje de abandonos será mucho menor.

Compartir los gastos

Una opción es que el cliente y tú compartáis los gastos de envío. Así, sí que se sumará un extra al hacer el pago final, pero no será tan elevado. Igualmente, tú no tendrás que asumir el coste en su totalidad.

Recoger el producto en la tienda

Evidentemente, esto solo puedes hacerlo si cuentas con un local físico aparte de la tienda online. En este caso puedes ofrecer que quien pueda y quiera vaya a buscar el producto al local. Podrá hacer la compra online, pero en vez de enviársele el paquete a casa, se dejará preparado en la tienda, listo para que solo tenga que recogerlo.

En definitiva, los costes de envío no se pueden eliminar a no ser que el cliente recoja el producto en la tienda. Y solo unas pocas empresas ya consolidadas y con un gran margen de beneficio pueden asumirlos en su totalidad. En caso contrario no es posible eximir a los clientes de su pago en cualquier situación. Sin embargo, ya ves que hay estrategias que puedes poner en práctica para minimizar los efectos negativos que los gastos de envío tienen sobre las ventas.

Sobre todo has de saber una cosa: el cliente se va a dar cuenta de que los está pagando, así que deja clara la política de envíos desde el principio.

Integración de la tienda ‘online’ con operadores logísticos

Hasta ahora hemos visto, sobre todo, cómo garantizar una buena experiencia de usuario en lo que se refiere a la navegación. Sin embargo, de nada sirve que el cliente quede satisfecho con el proceso de compra si, una vez hecho el pago, no recibe el paquete o lo recibe fuera de plazo. En este punto es en el que hemos de tratar el tema de los operadores logísticos.

Por supuesto, si tu tienda online no es demasiado grande, puedes ocuparte tú mismo de los pedidos, pero esto tiene múltiples desventajas. Necesitas mucho espacio y tiempo, y cuando el volumen de pedidos empiece a subir es muy fácil que te veas desbordado.

Otra opción es avisar con una llamada o email cada vez que se haga un pedido, pero este es un método muy poco eficiente y que probablemente terminará por dar malos resultados. ¿Qué debes hacer entonces? Lo mejor es integrar el operador logístico en la propia página web.

¿Qué ventajas tiene integrar un operador logístico en la tienda ‘online’?

Para hacer esta integración existen plugins que agilizan el proceso, así que no debes preocuparte por la dificultad de esta operación. Ten en cuenta, además, que todo se trata de aprender; de modo que lo que te parezca complicado en un principio te irá resultando mucho más sencillo con el paso del tiempo. Sí que debes considerar que esto es algo absolutamente necesario, a no ser que solo tengas unos pocos pedidos al día.

¿Qué consigues integrando el operador logístico en el ecommerce? Que cada vez que se hace un pedido se exporte la información a la empresa responsable de forma automática, sin que tú tengas que preocuparte de enviarla manualmente. Existen varias opciones al respecto: puedes elegir que la información de cada pedido llegue de forma inmediata u optar por que se exporten los datos de forma diaria. Todo depende del tipo de producto que ofreces y del servicio que prestas a tus clientes

Muchos de estos módulos permiten, además, que tengas información en tiempo real. Esto significa que sabrás cuándo sale el envío. Lo positivo de contar con esta información es que puedes hacerla visible al cliente, de modo que creas credibilidad. Al fin y al cabo, si un usuario no tiene todavía el paquete en casa, pero sabe que está en camino, se sentirá mucho más tranquilo que si no conoce el estado del envío de su compra.

¿Qué debe tener tu operador de logística?

Ahora ya sabes que puedes integrar los operadores de logística en tu tienda online, pero ¿cómo elegir uno que se adapte a tus necesidades? Hay muchas empresas en el sector, y tienes que considerar una serie de aspectos a la hora de decidirte por una.

Una característica muy importante que ha de tener tu operador de logística es la adaptabilidad. Esto implica una buena respuesta ante los cambios en los clientes e incluso ante el aumento del volumen de ventas. También deberá adaptarse a posibles imprevistos –como pedidos urgentes– y a tus necesidades para casos concretos. Un ejemplo de esto último son los productos delicados, que tienen que ir envueltos de una forma especial. Si el operador logístico no respeta este punto, trata el objeto sin cuidado y llega roto al cliente, deberías plantearte si estás contando con la empresa adecuada.

Asimismo, debes saber que muchos operadores logísticos trabajan con varias empresas de mensajería. Puede que tu experiencia te diga que una compañía funciona mejor que otra en una zona o que por cualquier motivo tengas preferencia por una en particular. Si es así, es un punto a favor que el operador te deje elegir a ti.

Por último, y además de otras funciones básicas como control de stock e informarte de los pedidos, un buen operador logístico ha de contar con un servicio de atención al cliente solvente. Esto es especialmente importante si trabajas con un sector en el que las devoluciones son habituales, y es que es fundamental resolver estas gestiones de forma correcta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *