Los métodos de pago

La forma de pago es otro de los elementos clave de tu tienda online. Por decirlo de otra manera, un método de pago es el medio de pago que pones a disposición de tus clientes. Populares son PayPal y el uso de tarjetas de débito y crédito. Vamos a ver cuáles existen y qué criterios debes seguir para elegir las que utilizas en tu ecommerce.

¿Qué métodos de pago hay?

Aunque hay más, estas son las más populares:

  • TPV virtual: se trata de conectar tu tienda online con el banco para poder recibir pagos mediante tarjeta de débito o crédito. Lo ideal es que te informes y veas cuál es el banco que te ofrece mejores condiciones, luego tendrás que ir allí presencialmente para que te conceda el TPV virtual y te dé los datos para configurarlo en la página. El TPV virtual más utilizado en España es Redsys.

La principal ventaja de este método de pago es que está muy extendido. La mayoría de la gente cuenta con una tarjeta de débito o crédito, y es la vía favorita de muchos.

  • PayPal: es un sistema muy utilizado porque genera mucha confianza al no tener que poner los datos bancarios. El dinero se queda en la cuenta de PayPal, de modo que no hace falta ningún número de cuenta ni de tarjeta. El principal inconveniente de esta pasarela de pago son las comisiones.
  • Stripe: es parecida a PayPal, pero todavía se encuentra en fase de crecimiento. Sus principales ventajas son unas comisiones más reducidas y la posibilidad de automatizar la transferencia del dinero desde su cuenta hasta la bancaria. ¿El inconveniente? Que está menos extendida y hay gente que no la conoce todavía.

Estas son las plataformas de pago más populares, pero hay más como Google Wallet y Amazon Payments. Además, existen posibilidades de pago fuera de la tienda online como:

  • Transferencia bancaria: funciona bien, pero la desventaja es que tienes que estar pendiente de recibir el dinero. A esto se le añade que la transferencia puede tardar hasta 48 horas en llegar, por lo que la transacción tardará más en completarse.
  • Pago contra reembolso: en este caso, el cliente paga una vez recibe el producto y no antes. Tiene ventajas y desventajas. Un punto positivo es que crea confianza, pues el usuario sabe que no tendrá que gastar su dinero si no recibe el paquete o lo recibe en mal estado, pero piensa que la tarea de cobrar has de dejársela a las empresas de mensajería, que te cobrarán una comisión.

Criterios para elegir una plataforma de pago

Lo primero es que hay dos opciones que no deberían faltar en tu tienda online: la posibilidad de pagar con tarjeta y la de hacerlo por PayPal. El motivo es simplemente que son los dos métodos más conocidos e inspiran confianza en los clientes. Si no incluyes estas plataformas, te arriesgas a que algunos usuarios abandonen el carrito de la compra cuando vean que tienen que pagar por una vía que no conocen y que, por lo tanto, no les hace sentir cómodos.

Dicho esto, hay algunas preguntas que deberías plantearte antes de elegir otras plataformas de pago:

  • ¿Es segura? Ten en cuenta que, a la hora de pagar, se dan datos muy sensibles, por lo que es importante usar un método de pago seguro. Si quieres una manera fácil de comprobarlo, fíjate en que la URL de la plataforma empiece por «https». En el apartado siguiente verás qué significa.
  • ¿Se puede pagar desde dentro de la tienda online o hay que salir? Los clientes suelen preferir pagar de la forma más sencilla posible, por lo que lo mejor es que la plataforma de pago esté totalmente integrada en la página.
  • ¿Es fácil de usar? Aquí entramos otra vez en el tema de la usabilidad y la experiencia de usuario. Recuerda que para que los clientes se queden en tu ecommerce y no se vayan a otro, has de ponerles las cosas fáciles.
  • ¿Qué costes van asociados a esta plataforma de pago? Aquí tienes que analizar si has de pagar cuota de inscripción, si hay un coste por transacción y qué comisiones se lleva por cada venta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *